Personas trabajando con personas

REGLAMENTO EUROPEO DE GOBERNANZA DE DATOS (“RGD”)

21 julio 2023
Imprimir
  • Consciente de la importancia de la actual realidad digital que supone que los datos e información personal que compartimos, tanto en las redes sociales como en los aportados a las empresas y organizaciones para distintos fines sean gestionados adecuadamente, la Unión Europea ha elaborado el Reglamento (UE) 2022/868 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de mayo de 2022 relativo a la gobernanza europea de datos, una legislación diseñada para fortalecer la protección y el uso responsable de datos.

 

El DOUE (Diario Oficial de la Unión Europea) público el 3 de junio de 2022 este Reglamento por el cual se modifica el Reglamento (UE) 2018/1724 y que entró en vigor el 23 de junio de 2022 (aplicable desde septiembre del 2023).

Este Reglamento surge como respuesta al creciente avance de la tecnología y a la necesidad de establecer un marco legal que promueva confianza y transparencia en el manejo de los datos. Por lo que se desprende del mismo está basado en los principios fundamentales del RGPD, pero teniendo como objetivo específico la gobernanza de datos. Es importante tener en cuenta en que el propio Reglamento establece que en caso de conflicto entre este y otra norma en derecho de protección de datos, tanto internacional como nacional, primará la de protección de datos. El RGD no crea una base para el tratamiento de datos, ya que esa labor corresponde al RGPD, tiene como labor principal la gobernanza de datos, no pretende dejar obsoleto el resto de normativa europea en la materia.

Las principales características del RGD son las siguientes: en el ámbito general de la gobernanza de datos, se establecen principios claros y directrices que incluyen la transparencia en la recopilación y uso de los datos, el consentimiento informado de los particulares, la minimización de datos y garantía de exactitud y actualización de estos atendiendo siempre a preservar la privacidad y confidencialidad de los datos en todo momento.

En relación al uso compartido y reutilización de datos uno de los primeros objetivos es la promoción de esto, para ello se establecen mecanismos y estándares de cara a facilitar el intercambio seguro de los datos entre organizaciones tanto en el ámbito privado como en el público. También se promueve la creación de espacios comunes y colaboración entre los diferentes sujetos para el desarrollo de nuevos productos y servicios. Se habla de la idea de altruismo de datos con el objetivo de crear alternativa a las plataformas de macrodatos y que los proveedores de datos sean imparciales para poder realizar cesiones de datos con fines altruistas como investigaciones médicas o estadística. El intercambio de datos está dirigido a la proactividad de las empresas y a el cumplimiento de las obligaciones legales.

El papel de los ciudadanos europeos juega un rol importante de cara a sus derechos: acceder, corregir y eliminar sus datos sí así lo estiman o su cesión segura a otras organizaciones lo que supone un mayor control por parte de los titulares (se refleja aquí un principio de responsabilidad proactiva de cara a establecer más obligaciones para las organizaciones y más derechos para el ciudadano europeo).

En el ámbito de la inteligencia artificial se reconoce expresamente su uso de cara a impulsar la innovación y crecimiento en el ámbito económico, de este modo se establecen condiciones claras para el desarrollo de sistema IA éticos y transparentes, asegurando que los algoritmos utilizados para el procesamiento de datos sean justos e imparciales, evitando posibles riesgos.

Los beneficios del reglamento se podrían resumir en el fomento de la innovación al facilitar el acceso a datos de alta calidad y promover la colaboración entre diferentes actores, así como en el impulso a la economía digital al crear un marco legal claro y predecible para el intercambio de datos. Los desafíos que presenta rotan sobre la capacidad de lograr un equilibrio adecuado entre la protección de datos y la promoción de la innovación, teniendo que dejar claros los límites entre estas esferas. Muchas veces el cumplimiento de la normativa suele ser complejo para determinadas organizaciones, sobre todo aquellas de menos tamaño, que carecen de recursos en muchas ocasiones. La implementación efectiva del Reglamento requiere una colaboración estrecha y continua entre los actores y una adaptación constante a los cambios tecnológicos y sociales.

 

 

Fuente: LegalToday

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. política de cookies