Personas trabajando con personas

RAJOY, SINDICATOS Y PATRONAL FIRMAN EL PRIMER GRAN PACTO SOCIAL DE LA LEGISLATURA

16 diciembre 2014
Imprimir

En presencia de los presidentes de las Comunidades Autónomas y bajo la mirada atenta de Mariano Rajoy; la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y los líderes de los agentes sociales (CEOE, Cepyme, UGT y CCOO) firmaron este lunes, después de meses de arduas negociaciones, un acuerdo en La Moncloa del que se beneficiarán 450.000 parados de larga duración que desde hace al menos seis meses no cobran ningún tipo de prestación o subsidio.

Aunque este Programa extraordinario de activación para el empleo supone una ayuda de 426 euros mensuales durante medio año, “los recursos comprometidos” (entre 1.000 y 1.200 millones), según el presidente del Gobierno, “deben servir para cambiar la realidad” de estos parados de larga duración con cargas familiares. “Ante todo es un programa que busca la integración efectiva y que nadie se quede atrás en la salida a la crisis”, precisó Rajoy durante su comparecencia, en la que agradeció “la indispensable colaboración de las comunidades autónomas y el compromiso responsable de los interlocutores sociales”.

Rajoy sella así el primer gran pacto con los sindicatos desde su llegada al poder y, además de sacar pecho por este acuerdo, el presidente del Gobierno aprovechó también su intervención para hablar de la recuperación económica. “La recuperación económica nos permite decir que en muchos aspectos la crisis es historia”. Así, recordó las previsiones de crecimiento para el año que viene por encima del 2%; la reducción del número de parados y el aumento de las afiliaciones en más de 400.000 personas en los últimos 12 meses.

Sin embargo, reconoció que lo que aún no es “historia” son “las secuelas de la crisis”. “La recuperación no será completa”, afirmó, “hasta que no se sienta en el bolsillo de todos los españoles”. “No ha llegado a todos ni a todos por igual. Pretendemos que nadie se quede atrás en la salida de la crisis”, añadió.

Con este importante acuerdo con los agentes sociales, el Ejecutivo pretende mejorar su imagen, muy desgastada por los numerosos recortes sociales, sobre todo, ante un año cargado de citas electorales.

‘Iniciativa imprescindible’

Satisfechos con el acuerdo, que consideraban una de sus “principales reivindicaciones”; los sindicatos UGT y CCOO consideran que éste es sólo un primer paso y que el diálogo social tiene que continuar sobre aspectos como el Salario Mínimo Interprofesional; la situación de los empleados públicos (que han perdido entre el 17% y el 24% de sus retribuciones) o la negociación colectiva.

Para el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ésta es “una iniciativa imprescindible ante una situación insostenible”. “La recuperación no va a llamar a la puerta de millones de hogares españoles y de las personas incluidas en este acuerdo sin ningún tipo de prestación y sin perspectivas de encontrar empleo”.

Aunque Méndez subrayó que la ayuda económica es importante, precisó que, sobre todo, “se trata de favorecer la vuelta al empleo” de este colectivo, uno de los más “golpeados” por la crisis.

Así, los perceptores de la ayuda tendrán que seguir un programa de inserción laboral, en el que se elaborará un itinerario personalizado de acuerdo al perfil del desempleado y se le ofrecerá formación para que pueda incorporarse cuanto antes al mercado laboral. Está previsto que el programa dure 15 meses (del 15 de enero de 2015 y al 15 de abril de 2016), aunque tres meses antes de que finalice se evaluarán los efectos que ha tenido y su posible prórroga.

Para el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, pese a la satisfacción por el acuerdo, “las necesidades aún son muchas”. “Salir de la crisis comporta recuperar los estándares de bienestar de antes de la crisis”. Y, para eso, aseguró, “aún queda un largo trecho”. “Hay que activar la economía impulsando la demanda interna y es imprescindible la recuperación salarial”, añadió.

‘Compromiso de solidaridad’

Desde las organizaciones empresariales firmantes del acuerdo, CEOE y Cepyme, el pacto sellado entre los agentes sociales “pone de manifiesto el buen funcionamiento del diálogo social”. Además, en palabras del presidente de la patronal de las pequeñas y medianas empresas, Antonio Garamendi, “representa un obligado compromiso de solidaridad para ayudar a aquellas familias con serios problemas y un estímulo para que esas personas renueven sus esperanzas. No es una renta de supervivencia, sino un incentivo para recuperar la ilusión”.

Para el presidente de CEOE, Juan Rosell, se trata de una salida para “gente que se encuentra en una situación de emergencia”. Pese a que, a su juicio, “empezamos a ir en una dirección correcta”, insistió en que hay que salir de la crisis cohesionados socialmente”.

Fuente: El Mundo

© asesoria@csedano.com