Nos gusta formar parte de un equipo

LOS SINDICATOS COMIENZAN A DENUNCIAR LOS EXCESOS DE JORNADA EN LOS HOTELES. MAYOR CONTROL DE HORARIOS EN TODOS LOS SECTORES.

6 septiembre 2016
Imprimir

La temporada turística más rentable de las últimas décadas para las empresas hoteleras se está convirtiendo también en una de las más tensas por las constantes denuncias de los sindicatos sobre el incumplimiento del convenio que regula a este sector. Tras las demandas ante la Inspección de Trabajo por negarse muchos establecimientos a abonar el plus salarial contemplado al subir de las tres a las cuatro estrellas, que terminó dando la razón a las organizaciones sindicales, ahora UGT y CCOO abren un nuevo campo de batalla, al denunciar los excesos de jornada que se obliga a realizar a los trabajadores del sector, y más concretamente la práctica empresarial de obligar a muchos asalariados a firmar registros diarios de jornada falsos en los que no constan las horas extras ejecutadas.

Tradicionalmente, en el sector turístico las prolongaciones de la jornada en negro han estado a la orden del día. Pero este año se ha registrado un cambio fundamental: tras varias sentencias de la Audiencia Nacional defendiendo que todas las empresas deben de disponer de un registro diario de jornada para la totalidad de sus plantillas y no solo para los trabajadores a tiempo parcial, la Inspección de Trabajo ha endurecido su postura en esta materia y desde hace algunos meses ha comenzado a exigir el citado registro diario de jornada en el que debe constar el horario que ha realizado cada empleado a lo largo de cada día, según han confirmado fuentes del citado cuerpo.

Datos Falsos

Este endurecimiento de la vigilancia por parte de la Inspección fue notificado a la patronal hotelera de Mallorca por su asesor en materia laboral, Carlos Sedano, en un informe fechado durante el pasado mes de junio. Según los secretarios de Hostelería de UGT y CCOO, Antonio Copete y Ginés Díez respectivamente, muchas empresa hoteleras, principalmente las grandes cadenas del sector, han puesto en marcha el citado registro diario de jornada, pero haciendo firmar a los asalariados que no se han desarrollado horas extras durante ese día, pese a que eso es falso en muchos casos, para así poder asumir sin riesgos cualquier posible control que se aplique sobre ella. Hay que tener en cuenta que el exceso de horas extras o la no existencia del citado registro está considerado como falta grave, lo que cada caso puede suponer sanciones de 626 a 6.250 euros dependiendo del grado de dicha gravedad.

Ginés Díez y Antonio Copete señalan que sus sindicatos han comenzado a denunciar estas prácticas ante la Inspección, como inicio de una campaña en la que se pretende intensificar las demandas contra este tipo de prácticas, y bajo la advertencia de que si no se corrigen, la situación prodría desembocar en un conflicto entre empresas y trabajadores.

Fuentes del sector empresarial alegan que muchos asalariados son los primeros interesados en no declarar las horas que realizan realmente y en cobrar en negro los excesos de jornada debido a que “si solo cobran las 40 horas semanales previstas durante seis meses, ¿de qué van a vivir en invierno?”. Sin embargo este argumento no es aceptado por los sindicatos, desde los que se alega que si se respetara la jornada prevista en el convenio se podría contratar a 20.000 personas que ahora están en paro.

La Inspección exige el registro con las horas de entrada y salida de cada asalariado

La historia tiene su origen en las denuncias que los sindicatos presentaron contra algunas entidades financieras, a las que acusaban de prolongar la jornada de us empleados en sus oficinas durante las tardes y a puerta cerrada. Ante estos casos, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional dictó dos sentencias en la que determina la obligatoriedad de las empresas de contar con un registro diario de jornada de todos sus trabajadores, no solo de los que tienen un contrato a tiempo parcial o realizan horas extras, en el que debe de constar tanto la hora de entrada como la de salida de cada asalariado.

Ante esta decisión, la Inspección de Trabajo comunicó a graduados sociales y a abogados especializados su intención de intensificar los controles en esta materia, para que a su vez éstos se lo notificaran a sus clientes, es decir, las propias empresas.

Esta postura fue comunicada en un informe a la Federación Hotelera de Mallorca y a las empresas que ésta representa, pero su contenido es válido para el conjunto de centros de trabajo. Al respecto se recuerda que el registro de jornada pasa a ser obligatorio para cada uno de los trabajadores, y que además éste debe de ser diario, haciendo constar tanto la hora en la que empleado llega a su puesto como la hora de salida. Además, una copia del resumen de este registro se deberá entregar a cada empleado y también a los representantes legales de los trabajadores si se han realizado horas extras. Lo que no se especifica es el sistema de registro de horarios dejando que cada empresa elija el que considere más adecuado.

La propia Inspección de Trabajo ha elaborado una nota informativa en la que se comunica la intensificación de los controles en materia de jornada, especialmente si ésta se prolonga sin compensar a los asalariados ya sea con dinero o descansos retribuidos, y se recuerda la necesidad de conciliar la vida familiar con la laboral. 

Fuente: Diario de Mallorca

©asesoria@csedano.com
  

  
  
  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. política de cookies