People working with people

LAS EMPRESAS FRENAN EN SECO LA CREACIÓN DE EMPLEO: REDUCEN LA CONTRATACIÓN A UNA CUARTA PARTE EN UN AÑO

28 October 2019
Print

La incertidumbre que desprenden el Brexit, la guerra comercial, la crisis catalana, la inestabilidad política en España han llevado a las empresas a frenar casi en seco la contratación de trabajadores en el último trimestre. Los 35.000 empleos creados por el sector privado entre julio y septiembre representan un mínimo que no se veía desde 2013, cuando la economía seguía noqueada por la crisis.

Pero en los últimos 12 meses el panorama ha empeorado, con crisis en el ámbito internacional y una estabilidad interna que finalmente ha hecho mella en la confianza económica. El hundimiento de las contrataciones por parte de las empresas supone que donde el año pasado el sector privado apostaba por emplear a cuatro personas, este año sólo emplea a una.

El frenazo del sector privado ha llamado la atención en CEOE, que señala que no hay factores extraordinarios que lo expliquen, como una regulación de empleo en algún sector o empresa afectados por una crisis concreta. «Todo es achacable a la inestabilidad y el aumento de incertidumbre sobre la marcha de la economía. A medida que se vayan despejando incógnitas, el mercado reaccionará», explican en la patronal.

De momento, el ritmo de creación de empleo en el mercado laboral ha registrado un brusco frenazo en el tercer trimestre del año y ahora crece al ritmo de 2012, cuando España se situaba aún en los años más duros de la crisis, antes de su recuperación económica.

Es así como las señales que adelantaban el «enfriamiento» de la economía que el Gobierno asumió el pasado mes de septiembre se han traducido en un drástico bajón de vitalidad del mercado laboral. Nadie discute ya que la recuperación económica que comenzó en 2015 pierde fuelle.

De hecho, el Banco de España, que ha mantenido una agria disputa con el Gobierno sobre este punto, subrayó ayer que, si se analizan los datos en términos desestacionalizados, lejos de reducirse, el paro ha aumentado en los dos últimos trimestres:un 0,7% entre marzo y junio y un 1,7% entre julio y septiembre. «La desaceleración es algo superior a la observada en los registros de la Seguridad Social que ya habían adelantado un menor avance en los meses de verano», considera el supervisor, que precisamente en verano fue tachado de «agorero» por el Ministerio de Trabajo.

El cambio en estos cuatro meses es que la desaceleración evoluciona a un ritmo muy superior al estimado, con un Gobierno en funciones y en vísperas de unas elecciones que no aportarán mayorías claras con las que tratar de reactivar el mercado laboral y reducir la cifra de parados, que se sitúa en 3.214.400.

Según datos de la Encuesta de Población Activa elaborados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en los últimos 12 meses el empleo ha crecido un 1,77%, en 346.300 personas. Hace un año el ritmo que imprimía la economía española al mercado laboral era del 2,51%, aportando nada menos que 130.000 empleos más.

Con esta evolución, la tasa de paro se situó al final de septiembre en el 13,92%, lo que supone una décima menos que en el trimestre anterior. En el último año esta tasa ha descendido en 0,63 puntos. Hace un año, el mismo dato presentaba una evolución bien distinta al situarse en el 14,55%.

El bajón también se deja notar si se mide la variación trimestral de la ocupación. Si se mide la secuencia con el segundo trimestre, previo a la temporada de verano, la creación de empleo es tres veces inferior, 69.000 personas más con trabajo que en el segundo trimestre frente a la diferencia de 2018, que ascendió a 184.000.

De momento, las actividades que más han sufrido el recorte en el ritmo de contrataciones son los servicios, donde encajan el negocio turístico y la hostelería. Estas actividades concluyen en agosto y septiembre la temporada de contrataciones que iniciaron en abril, pero este año la actividad ha encajado un duro golpe que se ha traducido en el descenso de alrededor de 123.000 empleos.

La construcción y la agricultura también han recortado su actividad laboral a menos de la mitad que hace un año. En sentido contrario, la ocupación en sectores como la industria aumenta con 90.000 empleos más que hace 12 meses.

Para los sindicatos el análisis es negativo al constatar que el freno en la creación de empleo llega acompañado de un aumento en la tasa de temporalidad, un lastre del mercado reconocido de manera unánime y que lidera la Administración. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, apuntó a motivos más estructurales al indicar que España necesita cambiar su modelo productivo porque, de lo contrario, será «difícil» crear empleo estable y de futuro.

La situación de uno de los problemas que más preocupa a los españoles se completará en los próximos días con los datos de afiliación a la Seguridad Social presentados por el Ministerio de Trabajo a sólo cinco días de las elecciones. Por el momento, las propuestas de los partidos mayoritarios son divergentes en el sentido de que si el PSOE se ha comprometido a derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral, el PP propone profundizar en la flexibilidad de los contratos como fórmula para reactivar el mercado.

Será a partir de la formación de un próximo Gobierno cuando sindicatos y empresarios vuelvan a encontrarse en una mesa de diálogo social con un interlocutor del Ejecutivo. Habrán pasado al menos nueve meses sin acordar el sentido de las reformas con las que se tratará de sacar al mercado de su parón.

Fuente: Diario El mundo

Cookies

We use our own and third party cookies to provide our services and analyze the activity of our website in order to improve its content. If you continue browsing without modifying your browser’s configuration, it will be deemed that you accept their use. More information about our Cookie Policy.