Personas trabajando con personas

LA BATALLA DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA

25 mayo 2018
Imprimir

CRISIS EN LA DISCUSIÓN DEL ACUERDO DE CONVENIOS / LAS PATRONALES CEOE Y CEPYME CHOCAN CON LOS SINDICATOS CCOO Y UGT POR LA FALTA DE ACUERDO ENTRE LAS PROPUESTAS SALARIALES PARA LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA DE 2018 Y 2019.

Las patronales, CEOE y Cepyme, y los sindicatos, CCOO y UGT, chocan frontalmente sobre las subidas que los salarios deben tener en los convenios colectivos en 2018 y 2019. Las diferencias entre ambas posturas son tan grandes que amenazan con repetir el fracaso que tuvieron el año pasado, cuando tampoco hubo acuerdo.

Los motivos que explican este enfrentamiento entre los agentes sociales son los siguientes: los empresarios ofrecen una subida máxima para este y el próximo año de “hasta” el 2,5%, que se divide en los siguientes conceptos. “Hasta” un 2%, como oferta de incremento general de la parte fija del salario. A partir de ahí, una subida adicional de medio punto, o un poco más, en la parte variable del salario, para los sectores y empresas en los que, según establezcan los diferentes convenios, haya mejoras de productividad, una reducción del absentismo laboral, creación de empleo o mayor formación. 

 

En segundo lugar, CEOE y Cepyme ofrecen subidas superiores al 2%, en la parte fija del salario, para las retribuciones más bajas del convenio. Incluso, proponen incrementos similares a los que va a tener el Salario Mínimo Interprofesional en los próximos años: es decir, garantizar que este año el sueldo más bajo en las empresas, a tiempo completo, es de 736 euros mensuales, y 10.304 euros al año, en 14 pagas; 773 euros al mes y 10.819 al año, para 2019; y 850 euros al mes, y 11.901 euros al año para 2020. 

 

Los sindicatos rechazan las propuestas de los empresarios por las siguientes razones. CCOO y UGT piden un incremento mínimo de los salarios del 3,1%; seis décimas más de lo que ofrecen los empresarios como techo. Esta cifra se divide en un aumento del 1,6%, igual que la previsión de inflación del Gobierno para este año, más 1,5 puntos adicionales, para que los trabajadores puedan recuperar el poder adquisitivo perdido durante la depresión económica. 

 

Sin embargo, los empresarios recuerdan que el actual incremento salarial medio pactado en convenio –1,56%– es mucho más moderado que las reivindicaciones de las centrales. Por lo tanto, la patronal no puede pedir a las empresas que hagan ofertas muy superiores a lo que, de hecho, están plasmando los convenios. 

 

A partir de ahí, los sindicatos quieren que los incrementos salariales sean superiores si la ganancia de productividad supera a los precios. Además, CCOO y UGT temen que los empresarios no quieren fijar un suelo salarial, porque así se da libertad a la compañía o al sector para empezar la discusión con una oferta de recorte o de congelación salarial. Por eso es tan importante que CEOE y Cepyme introduzcan la preposición “hasta”: “Hasta” el 2% hay una amplia escala salarial. Además, los sindicatos reclaman un salario mínimo de convenio de 1.000 euros desde este mismo año, lo que, en opinión de CEOE, resulta imposible para cientos de miles de pequeñas y medianas empresas.

 

Fuente: Expansión pro-orbyt