Nos gusta formar parte de un equipo

EL SALARIO MÍNIMO, A DEBATE: LO QUE QUIERE EL GOBIERNO, EL RECHAZO DE LOS EMPRESARIOS Y LA DIVISIÓN DE LOS SINDICATOS

22 enero 2020
Imprimir
  • La ministra de Trabajo se reúne hoy por primera vez con sindicatos y empresarios
  • La CEOE se opone a una subida más allá de este año y avisa de los riesgos
  • Los sindicatos no se ponen de acuerdo ni en la cifra ni en el ritmo de la subida

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha convocado para este miércoles -a las 17.30 horas- a los máximos responsables de los sindicatos y patronal para abordar la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Pero ¿cuál es el plan del Gobierno?, ¿aceptarán los empresarios y los sindicatos? El debate está abierto.

Se trata de la primera reunión oficial que la nueva titular de Trabajo mantendrá con los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y con los presidentes de CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva. A diferencia del año pasado cuando el Gobierno subió el salario mínimo a 900 euros es que este año los de Sánchez quieren contar con la opinión de los agentes sociales. 

Así las cosas, esta primera toma de contacto ya trae consigo algunas pretensiones. Tras cerrar la subida de las pensiones y del sueldo de los funcionarios, el Ejecutivo quiere ahora perfilar los flecos para el incremento del salario mínimo. El acuerdo programático de PSOE y Unidas Podemos recogía la idea de actualizar el SMI para acabar la legislatura (en 2023) con una cifra que sea equivalente al 60% del salario medio. Pero ¿a qué ritmo? y ¿hasta que cifra? 

El primero en mostrar sus reservas es el presidente de la CEOE, que ya anticipa que no se comprometerá a un incremento más allá de la subida de este año. "No vamos a hablar de sendas cuando entiendo que es un acuerdo de los dos partidos (PSOE y Podemos) y nosotros estamos en el día a día, el trabajo diario", apunta Garamendi en una entrevista a Efe.

"Primero veamos cuánto va a durar la legislatura (…) el tema que a nosotros nos preocupa es ver este año qué es lo que tenemos que hacer, del año que viene ya hablaremos"

"Primero veamos cuánto va a durar la legislatura (…) el tema que a nosotros nos preocupa es ver este año qué es lo que tenemos que hacer, del año que viene ya hablaremos", argumenta el presidente de la patronal, que advierte de las consecuencias de subir el SMI de golpe al entorno de los 1.000 euros. "Lo que estamos trasladando es que nos parece excesivo, porque hay una parte de la economía que no lo aguantaría, especialmente la España vaciada", señala el presidente de la CEOE.

Una impresión que en cierto modo es compartida por la vicepresidencia Carmen Calvo. En declaraciones a la SER, Calvo descarta una subida de golpe este año. "De una vez, no. Tiene que ser un crecimiento progresivo, asumible (…) que no provoque un problema a las pequeñas empresas", dice.

Escarrer (Exceltur) afea al Ejecutivo sus planes de tocar la reforma laboral y subir el SMI

A las reticencias de la patronal -previsibles- se suma la división que hay dentro de los sindicatos. Según informa El ConfidencialCCOO UGT ni siquiera cuentan con una postura conjunta de cara a la reunión de esta tarde. Todo parece indicar que los dos principales sindicatos no se ponen de acuerdo ni en la cifra -al tomar diferentes referencias, una con salarios brutos y otra con los netos- ni en el ritmo de subida. 

UGT opta por echar los cálculos con las cifras en bruto, ya que considera que los impuestos son distintos para cada trabajador. De esta manera, el sindicato cree que el 60% del salario medio actual es de 1.182 euros, y al final de la legislatura debería rondar los 1.200 euros brutos. Unos números que no casan con los de CCOO, que estima que el 60% del salario medio tendría que ser de 1.003 euros netos al mes. La diferencia es notable: para UGT, el incremento debería ser de un 33% hasta el final de la legislatura, y para CCOO, la subida sería de un escaso 11%. 

El modo de llegar a estas cifras es el otro punto de desencuentro entre los sindicatos. Según el citado medio digital, UGT no quiere que la mayor parte de la subida se haga a finales de la legislatura, mientras que en CCOO prefieren que sea así después de la aumento reciente del año pasado. 

La reforma labora, el próximo paso

La siguiente asignatura del Gobierno será la derogación de los "aspectos más lesivos" de la reforma laboral de 2012. En concreto, Yolanda Díaz abordará la derogación del artículo que posibilita el despido por absentismo causado por bajas médicas, la recuperación de la ultraactividad de los convenios colectivos o la derogación de la prioridad aplicativa del convenio de empresa sobre el sectorial.

En este sentido, desde la CEOE piden que todo pase por la mesa de negociación y advierten de que en función de lo que se cambie se puede dañar más o menos el empleo. "Pensamos, que tal y como está la reforma laboral, podrían tocarse algunos temas pero depende a dónde se llegue sí podría afectar al empleo", afirman. "Los empresarios contrataremos en función de lo que veamos y la seguridad que nos den estos cambios", subrayan.

Fuente: Consejo General de Graduados Sociales de España

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. política de cookies