Our work is built on trust

“EL PLAN DEL GOBIERNO PARA CONTROLAR EL HORARIO EN LAS EMPRESAS ES ANTEDILUVIANO”

28 January 2019
Print
ENTREVISTA ANTONIO GARAMENDI Presidente de la patronal CEOE/ “Con estos Presupuestos, gastaremos más de lo que podemos, y encima a costa de las empresas”. “El Ejecutivo ha agravado el problema de los taxis pasándoselo a las autonomías”.

Antonio Garamendi (Getxo, Vizcaya, 1958) se estrena como presidente de la patronal CEOE cuando el Gobierno ha presentado una batería de fuertes subidas de impuestos y de costes laborales a las empresas. Precisamente, a punto de acompañar a México al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, pasa revista a todos los asuntos que preocupan a los empresarios. 

– El Gobierno le ha recibido a usted como presidente de la CEOE con una fuerte subida de impuestos. ¿Le parece una buena manera de invitarle al diálogo? 

Nosotros pensamos que la subida de los impuestos perjudica la competitividad de las empresas. No es la mejor tarjeta de presentación, no. 

– ¿Qué le parecen los Presupuestos de 2019 que ha avanzado el Gobierno? 

Es verdad que la economía está creciendo, pero tenemos algunas sombras: el PIB va a crecer en 2019 menos que el año pasado, y se van a generar menos empleos: [300.000 frente a los 400.000 o 500.000 de los últimos años]. Nos afecta la guerra comercial entre EEUU y China; el problema del Brexit; la crisis de Cataluña, que es nuestro propio problema, y el presidente del BCE, Mario Draghi, ha dicho que la fiesta se ha terminado y que pueden empezar a subir los tipos de interés. Si ocurre esto, y la economía no va tan bien, tendremos un problema con la deuda [que está en el 96,7% del PIB]. Los empresarios sabemos que para poder confiar en un país tiene que pagar su deuda. El gran milagro español de estos años, porque lo es, ha sido que las empresas exportadoras han pasado del 22% al 32%. Por eso, pensamos que el castigo fiscal [del Gobierno] a las empresas puede lastrar la competitividad, nos puede afectar de forma significativa. Con estos Presupuestos vamos a gastar más de lo que podemos, con unos ingresos que no son creíbles, y encima, a costa de las empresas.Hay que crear más bases imponibles [que pague impuestos más gente] y menos tipos [para bajar los tributos]. 

– ¿Le preocupa que el Ejecutivo dependa tanto para gobernar de Podemos, el PNV y del independentismo catalán? 

Nos guste o no nos guste el Gobierno está en una posición de debilidad, porque tiene 84 diputados. Por contestarle de forma clara: a mí los radicalismos no me gustan. Nosotros [los empresarios] estamos con la moderación, porque creemos que es la que puede llevar a España adelante. Estamos en pleno proceso electoral en vena, y los políticos más que unirnos, nos separan. Si hicieran un esfuerzo se darían cuenta de que a los españoles nos unen muchísimas más cosas que las que nos separan. Los extremismos no van a arreglar este país. 

– ¿Cree usted que el presidente Sánchez debe convocar elecciones generales, si no saca adelante los Presupuestos? 

No voy a entrar en política. La Constitución permite al presidente Sánchez prorrogar los Presupuestos. El Gobierno tiene legitimidad para hacerlo, porque está dentro de la ley. Los empresarios no vamos a decirle al presidente si tiene que convocar elecciones. 

– Pero ustedes, los empresarios hacen política cuando piden una rebaja de los impuestos o una reforma laboral… 

Nosotros hablamos de cosas públicas que afectan a las empresas, pero no hablamos de la política parlamentaria. Los empresarios no vamos a hablar de eso, si el Gobierno tiene que ir a las elecciones, o no. 

– Los sindicatos le acusan a usted de bloquear el diálogo social; de impedir que el Gobierno publique un Real Decreto con la derogación de la reforma laboral en la negociación colectiva. 

Hay una cosa que a mí me encanta: los empresarios tenemos un montón de portavoces, como las flores, que no son nuestros. Que la gente sepa que la CEOE sólo habla por mí o por alguno de sus portavoces. En segundo lugar, yo no estoy bloqueando nada. En enero nos hemos encontrado con que los sindicatos, que no el Gobierno, anuncian un acuerdo sobre la negociación colectiva, y que tenemos que discutir sobre esa base. Pero ¡¡si nosotros no hemos acordado nada!! Los empresarios podremos decir algo si es un diálogo social tripartito. No me vas a traer un papel que ya has pactado para que yo lo firme. Eso no es serio. A mí los sindicatos no me van a poner los tiempos en una negociación. Y tercero, hay algunos temas que nosotros no vamos a poder tocar. 

– ¿Cuáles? 

Se habla como un mantra de la contrarreforma laboral. Es curioso, porque yo creí que la contrarreforma era conservadora, y no progresista. Yo soy de la reforma, porque la revolución del trabajo viene por lo que planteamos nosotros; no, por antiguos modelos. Estamos totalmente a favor de la negociación colectiva, porque somos los que la hacemos. Nosotros decimos que el empresario y la empresaria tienen que tener la libertad de poder decidir en qué campo juegan. Nada más. Nosotros estamos de acuerdo con el convenio sectorial, porque beneficia profundamente a la mayoría de las pymes, pero eso no significa que yo obligue a la gente a tener otro convenio que no quiere. La libertad de empresa es clave y está en la Constitución. En la subcontratación, nosotros no estamos de acuerdo en que el convenio de la empresa principal cubra a los trabajadores de las otras empresas que están en el contrato, porque puede haber actividades distintas. Si hacemos eso, nos cargamos la subcontratación. Es cierto que se han producido abusos en algunas empresas, sobre todo, en las que se denominan multiservicios. Pero, si arreglamos este tema [el artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores] ya no habrá problemas entre el convenio sectorial y el de empresa. En una gran mayoría, los convenios de empresa tienen más salario y menos jornada que los sectoriales. 

– Los sindicatos le acusan a usted de ser reticente a ampliar el subsidio especial de paro a los mayores de 52 años. 

Nosotros hemos dicho que sí. ¿Cómo vamos a dejar tirados a los mayores de 52 años? Lo que sí decimos es que una persona de esa edad es joven, y pensamos que hay que procurar su reinserción laboral. Con formación dual, en la empresa. Dicen que queremos becarios de esa edad, pero esas personas tendrán que trabajar de alguna manera. No queremos que se cronifique la situación de paro de un trabajador. También queremos saber cómo se paga eso. ¿Cuál es la sostenibilidad de ese sistema? Y, luego hay un tema antediluviano: la restauración del registro horario en las empresas. Si hay abuso está la Inspección de Trabajo y unas leyes. Ahora, lo que no puedes hacer es poner normas decimonónicas para arreglar problemas del siglo XXI. Yo creo que es matar moscas a cañonazos. Cuénteme usted como se pone un control horario en su profesión de periodista. O, incluso, a los inspectores de Trabajo. 

– Precisamente, respecto a la transformación de la economía ¿en qué posición está usted en el conflicto del taxi? ¿Con los taxistas o con Uber y Cabify? 

Nosotros tenemos a todos los colectivos. Creo que no se pueden poner puertas al campo. Eso es muy importante. Pero es verdad que los políticos tienen que gestionar el tránsito de estos dos mundos. El Gobierno ha hecho más difícil la situación trasladando el problema a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos. El planteamiento debe darse desde la unidad de mercado. Cada uno está defendiendo intereses legítimos. Lo digo de verdad. No es fácil, pero la clase política tiene la obligación de solucionar la convivencia de estos dos mundos. Ahora, lo que no puede ser es que para defender los intereses de uno [el taxi], se perjudique a todo el mundo. Se pierde un poco la razón. Con el boicot a Fitur, la imagen de España sale tocada, muy tocada. 

– ¿Han aparcado ustedes la moderación salarial con una oferta de incrementos salariales de hasta el 3%? 

La oferta de los empresarios se ciñe a lo firmado con los sindicatos en el Acuerdo sobre Empleo y la Negociación Colectiva. Es decir, ofrecemos un incremento en torno al 2% fijo y un variable del 1% vinculado siempre a los conceptos que en cada convenio se determinen como por ejemplo, a resultados, productividad o a la reducción del absentismo laboral. 

– Según el Banco de España, los beneficios de las empresas crecen un 60% y los salarios un 1,75%. ¿Por qué la sociedad percibe una profunda desigualdad social? 

¿Por qué es un mantra esa pregunta? 

– Hemos empezado el año con regulaciones de empleo en Alcoa, Arcelor, Caixabank, Vodafone… Con una economía creciendo un 2,5% y una reforma laboral profunda. Esto no es lo que habían pronosticado los defensores de la reforma. 

Es que el mundo está cambiando. Es que algunos piensan que las cosas funcionan porque aplican un papel. No es así. Es que la digitalización de la banca le ha afectado en vena. O, a cualquier empresa de servicios. Queremos seguir funcionando como antes de la crisis, y es que esto no es así. 

–La banca anuncia cuantiosos beneficios y, sin embargo, está cerrando sucursales y despidiendo gente. 

Es que ni usted ni yo vamos ya al banco. Hacemos las gestiones por Internet, con el móvil. Es que la gente joven compra así, y no va a la tienda. Es que a la sucursal sólo van las personas mayores. La banca no tiene la culpa, y es más, teme que cualquiera pueda actuar como tal.

Fuente: Expansión Pro-Orbyt

Cookies

We use our own and third party cookies to provide our services and analyze the activity of our website in order to improve its content. If you continue browsing without modifying your browser’s configuration, it will be deemed that you accept their use. More information about our Cookie Policy.